El poder estimulante del olor a café

0
10251
olor a café
El estimulante olor a café

¿Sabes cuál es el sentido que más afecta nuestro comportamiento? ¿Cuál es el sentido que con más facilidad detona viajes por nuestros recuerdos? ¿Cuál es el que nos provoca más antojos? Y ¿sabes cuál es el sentido que mejora nuestro humor? Si tu respuesta es el sentido del olfato, estás en lo cierto.

Sabemos que tomas café por el sabor y por el pequeño (a veces no tan pequeño) subidón de energía que te da. Pero, ¿qué pensarías si te dijéramos que el olor del café es capaz de hacerle cosquillas a tu cerebro sin haber ingerido ni un sólo sorbo? En otras palabras, el tiene sus beneficios propios.

El poder del olor a café

Aunque vivimos en una cultura que nos abruma con estímulos visuales y de sonido, es en realidad el olfato uno de los principales responsables de nuestra calidad de vida. Para muchos el olor no sólo es un aroma o una fragancia, es un recuerdo. Y, a diferencia de los otros sentidos, el olfato siempre está en alerta. Es por esta razón que el olfato tiene un gran efecto en nuestro comportamiento. Muchos olores pueden mejorar nuestro humor, y sin duda el mejor ejemplo de esto es el olor a café.




Según estudios realizados por Han-Seouk Seo y la Universidad Nacional de Seul en ratas de laboratorio, hay una relación directa entre el olor a café y el comportamiento del grupo de ratas que estaba “estresada“ por no haber dormido bien. Los principales descubrimientos fueron los siguientes:

  • las ratas mal dormidas mostraron niveles importantes de actividad en el cerebro después de oler café.
  • algunos niveles de proteínas en el cerebro también fueron alterados y con resultados calmantes y funciones de antioxidantes.

Sin embargo, como sabemos que las personas no son iguales a las ratas mal dormidas y porque todavía falta mucho por investigar, todavía no podemos asegurar que el olor del café tenga los mismos efectos que la cafeína. Es decir, es demasiado pronto para aconsejarte guardar una bolsa de granos de café en el cajón del escritorio de tu oficina para que le des una olida a las cuatro de la tarde con el objetivo de subirte el ánimo lo que queda de día.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here