Tal vez lo que sientes por las mañanas mientras ingieres tu primera taza de café es algo más serio que sueño y malhumor

Últimamente la gente está haciendo estudios de lo más azarosos. Hace unas semanas muchos medios se hicieron eco de uno de ellos. Parece ser que si eres afecto a los sabores fuertes o amargos puedes tener tendencias psicópatas. En otras palabras, si te gusta tu café sin azúcar, no te acerques a cuchillos, hachas u otras armas.

Te puede interesar: 12 regalos para los amantes del café

En un estudio de la Universidad de Innsbruck en Austria, 500 hombres y mujeres fueron expuestos a una extensa lista de productos dulces, salados, agrios, y amargos. Se les pidió que valoraran una variedad de productos desde pastel de chocolate hasta rábano, en una escala del uno a seis. Además se les solicitó que completaran un test de personalidad diseñado para medir sus niveles de agresividad. Un ejemplo de frase en la investigación fue “Si me provocan, puedo golpear a alguien”.




La investigación concluyó que la gente más afín a los sabores amargos, como el café negro, eran más proclives a tener rasgos antisociales como el narcisismo, sadismo, egoísmo y maquiavelismo. Mientras que las personas que se decantaban por poner leche y azúcar a su café tienden a buscar agradar y suelen ser simpáticas y colaboradoras.

Entonces ¿qué conclusión debemos sacar de éste estudio? ¿Estás saliendo con alguien que toma café negro? ¿Tienes algún compañero de trabajo que no le pone azúcar a su café? ¿Deberías prestar atención a estos detalles en tu entorno?

No. Definitivamente no. La muestra del estudio es pequeña y por lo tanto no es concluyente. Además la gente cambia con bastante frecuencia sus preferencias y gustos alimenticios. Así que tranquilos, no necesitan cambiar de amigos o novios por el momento.

Te puede interesar: 5 tazas para café, sensibles al calor que cambian de color

 


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here